HBM002: Entrevista a los arvo


arvo

Los hombres tras el mito

Por Hispabrick Magazine

Fotos por arvo, Román Gibert y Jero

 

En este segundo número tenemos el placer de hablar con dos hermanos

que, desde Albacete, son capaces de revolucionar a la Comunidad AFOL

cada vez que sale a la luz uno de sus nuevos modelos.

Se trata de Amador y Ramón Alfaro, más conocidos como arvo. Ellos

dicen que la comunidad española está un poco saturada de arvo, pero

realmente son una de las mejores tarjetas de presentación de España al

mundo.

 

Hispabrick Magazine: Buenas tardes y gracias por Atendernos.

 

arvo: Gracias a vosotros. Para nosotros es un placer, es la primera

ocasión que tenemos de expresarnos en castellano en una entrevista y,

hacerlo con vosotros, nos hace especial ilusión.

 

HM: Primero, contadnos un poco quienes sois.

 

arvo: Somos Ramón y Amador, un par de hermanos que han tenido la

suerte de compartir siempre sus aficiones. Nacimos en Albacete y,

aunque hemos vivido en bastantes ciudades, fue en ésta donde

empezó todo. En la actualidad nuestras dedicaciones distan

completamente de nuestras inquietudes y quizás sea esta la razón por la

que nos atraen tanto.

Siempre hemos cultivado estos intereses, desde la música hasta el dibujo

(pasando por el skate, nuestro gran amor! ;), un caldo de cultivo perfecto

para este juego.

 

HM: ¿Como entráis en el mundo de los ladrillos LEGO®?

 

arvo: Por la puerta grande!, con el SET 733. Un regalo de Navidades que

tendría unos efectos insospechados. La caja abultaba más que nosotros y

alguna de sus piezas, como la cuchara bivalva o el radar gris de 8x8, se

convertirían en nuestros pequeños tesoros.

Las posibilidades de juego eran infinitas y el LEGO® acabó por

convertirse en un regalo “seguro”.

Debió ser un alivio para nuestros padres descubrir que jamás tendrían

que volver a calentarse el tarro eligiendo un juguete.

 

Moto Kaneda

 

HM: ¿Por qué ladrillos LEGO® como lenguaje de expresión?

 

arvo: Cuando retomamos la afición, hace unos 4 años, nuestro único

objetivo era completar nuestros viejos SETs y volver a guardarlos en el

mismo sitio, pero ocurrió algo inesperado y es que nos seguía divirtiendo

construir.

Era la primera vez que tocábamos el LEGO siendo adultos y las

sensaciones que experimentábamos no eran muy diferentes a cuando

tocábamos con nuestros sintetizadores. Nos permite decir cosas juntos,

que es lo realmente importante para nosotros y es entonces cuando estos

ladrillos adquieren vida.

 

HM: Sabemos que no sois muy amantes de los sets estándar y de las

minifigs ¿Por que?

 

arvo: Hemos empezado a valorar la “herramienta” por encima del

“objeto”. Es indudable que no pertenecemos al público objetivo de gran

parte de las lineas que desarrollan aunque siempre nos hemos declarado 

incondicionales de algunas otras.

Las razones son varias, desde el diseño hasta su precio, necesitamos

que un SET aporte cosas…un color, una pieza o un concepto, algo que

no siempre se da. En el caso de las minifigs ha pasado algo diferente,

empezamos a ver cada una de sus partes como un ladrillo cualquiera,

pero capaces de proporcionar efectos y estructuras diferentes a las

habituales.

 

HM: ¿Cuando realizáis un MOC, que objetivo buscáis?

 

arvo: Nuestro objetivo es conseguir el mejor modelo posible, sabemos de

antemano que es algo inalcanzable…pero nos conformamos con poder

transmitir nuestra imagen “mental” del MOC. Esta es una de las razones

por las que nos esmeramos especialmente en la presentación de cada

uno de nuestros MOCs a través de las fotos. Aunque en ese sentido

nuestro concepto ha cambiado ligeramente desde que tenemos la

posibilidad de presentarlos en vivo, cuidando los detalles al máximo.

 

HM: ¿Y de que base empezáis?

 

arvo: Generalmente nuestros MOCs parten de alguna conversación, en la

que nos atropellamos el uno al otro con ideas de lo más variopinto, es

uno de los grandes momentos en los que rescatamos recuerdos que de

alguna u otra manera pueden tener significado para nosotros, alguna de

estas ideas prevalecen hasta el final siendo, en algunos casos,

verdaderas protagonistas.

Un ejemplo claro lo tenemos en nuestra reproducción de las marionetas

que presentaba Jarre en el concierto del 90, Calypso…logramos decir 6

veces “color” en una misma frase!

 

HM: Contadnos un poco la metodología de trabajo...

 

arvo: A partir de esas conversaciones y en el momento en que decidimos

pasar a la acción buscamos una parte representativa de la construcción y

tratamos de “traducirla”…esta prueba marcará el estilo, los colores o el

tamaño. Cuando es posible nos hacemos con toda clase de referencias

que nos sirven para estudiar las distintas posibilidades de cara a la

construcción.

Por ejemplo, en el Iron Man, dependiendo de las fuentes (cómic o

imágenes sueltas en Internet), el traje presentaba variaciones más o

menos asequibles.

Una vez rodeados de piezas llevamos a la práctica todas aquellas ideas

que creemos pueden funcionar, en la práctica sólo lo hará una, pero

hasta llegar a esa solución pueden pasar dias o semanas. Durante ese

periodo resulta tentador adelantar el trabajo en otras partes del MOC,

pero tratamos de llevar cierto orden, aún a costa de retrasar la

construcción.

A medida que avanzamos, vamos contrastando nuestra idea inicial con la

imagen real que presenta el MOC, adaptándonos a las limitaciones que

nos impone alguna de sus características, tales como el peso, falta de

espacio, etc. En algunas ocasiones hemos necesitado volver sobre

nuestros pasos al comprobar que el resultado distaba sustancialmente del

concepto original, habiendo sido necesario desarmar para volver a armar.

Llegados al punto de no tener nada más que aportar al MOC,

desempolvamos la cámara de fotos y realizamos el reportaje fotográfico,

sólo entonces sentimos que el proceso ha llegado a su fin.

En contra de lo que mucha gente cree, nuestros escasos reportajes

fotográficos atienden únicamente a la dificultad de conseguir una imagen

que nos satisfaga.

El proceso de elaboración de las imágenes es bastante laborioso, sobre

todo teniendo en cuenta que nuestro estudio se ubica en una simple

terraza, donde las condiciones de iluminación no son las más idóneas.

Como simple ejemplo podemos comentar que la edición sobre un sólo

color pasa por varios tratamientos en Photoshop en los que buscamos, no

sólo el tono  deseado, sino acentuar sombras y volúmenes, en definitiva,

darle carácter a la imagen.

 

HM: ¿Es difícil crear en pareja? ¿O es más complicado hacerlo solos?

 

arvo: Construir en pareja puede ser más difícil si esas dos personas no

encuentran la manera de hacer compatibles sus estilos de construcción.

No sólo tenemos la suerte de poder hacerlo, además nos gustamos

(uyyyyyyy…).

El quid de la cuestión está en encontrar divertido lo que el otro hace.

Nuestros estilos son bastante diferentes pero se complementan de tal

manera que llegan a mimetizarse en el contexto del MOC.

Sin embargo, cuando uno construye sólo, tiende a concentrar todo su

esfuerzo en partes muy concretas de la construcción, normalmente

aquellas que considera más importantes o con las que se siente más

cómodo. Esto implica que se pierda fácilmente la referencia y se acaben

descuidando algunos detalles…y lo peor de todo es no poder echarle la

culpa al otro!

 

HM: ¿Donde os proveéis de las piezas necesarias para vuestras

creaciones?

 

arvo: Principalmente de BrickLink, una especie de oasis ilimitado. Por lo

general la cantidad que podemos necesitar de determinadas piezas es

tal, que se haría prohibitivo hacerse con ellas a golpe de sets , no todo

son ventajas…todavía recordamos cuando tuvimos que comprar en una

misma tienda 350 wedges amarillos, cuando sólo necesitábamos 60!…sí,

nos costaron como 60, pero así está el armario. En cualquier caso es una

buena oportunidad para hacerse con ese otro tipo de piezas “golosínicas”

que probablemente nunca utilizarás pero que nunca están de más…

…aunque reconocemos que cuando se trata de poca cantidad y sabemos

en que SET encontrarlas, no solemos esperar las 2 semanas que puede

tardar un pedido.

 

HM: ¿Nos podéis avanzar algo de vuestro próximo proyecto?

 

arvo: Llevamos algún tiempo fantaseando con la idea de aunar dos de

nuestras grandes pasiones, la música y el LEGO®.

Hace unos 15 años nos quedamos prendados de un controlador MIDI que

presentaba un look no muy popular allá por los 90, cuando llevar

pantalones lavados al láser ya no estaba de moda. Era tal su similitud con

nuestro computer preferido (Commodore) que jamás olvidamos su

diseño, nunca lo pudimos comprar y ahora sería divertido reproducirlo con

LEGO.

Como sabéis no sería el primer teclado, pero en esta ocasión queremos

que “tire”, un reto añadido. Ya tenemos claro el color pero sus

dimensiones no tanto, dependerán de la circuitería y mecanismos

interiores que necesite.

Estamos deseando ponernos manos a la obra.

 

              

 

HM: ¿Cuál es el MOC del que os sentís más orgullosos? ¿Y cuál lo

desmontaríais y empezaríais de nuevo?

 

arvo: La moto de Kaneda, por la simplicidad y limpieza de la

construcción. No sólo descubrimos una serie de piezas que acabarían por

convertirse en marca de la casa, además la construimos a una escala que

nos permitió  incluir más detalles de los que imaginamos. Por el contrario,

desmontaríamos nuestra versión del teclado Nord Lead, es la

construcción más antigua de nuestra galería y a día de hoy su diseño

sería bastante diferente, algo más pequeño y rechoncho, en definitiva

más acorde con nuestro estilo.

 

HM: ¿Habeis empezado algún MOC alguna vez y lo habeis dado por

imposible?

 

arvo: Hasta el momento no nos hemos encontrado en esta situación.

Tenemos varios trucos. Generalmente llevamos varios proyectos en

rueda, no necesariamente en fase de construcción; de algunos sólo hay

bocetos, alguna idea escrita o sencillamente una frase dicha. La

alternancia entre cada una de las ideas resulta un entretenimientomental,

un respiro ante el bloqueo que pueda producirse…

…puede parecer una tontería, pero hasta en esto del LEGO® tienes que

estar inspirado, no basta con tener las referencias claras.

 

HM: ¿Qué os gustaria construir con LEGO® que por ahora no os

atreveis y por qué?

 

arvo: Cuando empezamos con la idea de reproducir el personaje de Iron

Man fueron surgiendo otras diferentes relacionadas con otros personajes

de cómic…fantaseamos con algunas escenas más o menos populares

dentro del mundo del cómic y esbozamos una imagen de otro de nuestros

héroes favoritos en una actitud “diferente”. Sin embargo el tamaño del

diorama sería de tal magnitud que el derroche de medios que necesitaría

lo hacen, hoy por hoy, un “imposible”.

A veces nos sentimos como el protagonista de Encuentros en la 3ª Fase,

que empezó esculpiendo una montaña en su plato de puré, y después

necesitó media casa para continuar…nos cuesta decidir dónde y cuándo

parar.

 

HM: Cuando dos personas que se autodefinen como tímidas, se dan

cuenta de que cada MOC que hacen tiene repercusión mundial ¿como se

sienten?

 

arvo: “…la magia del Internete…poder tirar la piedra y esconder la mano,

el sueño de cualquiera con nuestra catadura moral…”, pensamos al

principio.

Con el tiempo no ha resultado tan fácil esconder la mano y, aunque sería

mentira decir que no buscábamos ninguna reacción nunca pensamos que

el interés de los fans iría más allá del MOC. En cualquier caso resulta

muy alagador comprobar que nuestras creaciones producen ese tipo de

reacción...no deja de ser una manera de valorar nuestro trabajo.

 

      

 

HM: Todos los halagos que reciben cada uno de vuestros MOCs, ¿Os

presionan para superaros en el siguiente? ¿O es un tema que no tenéis

en cuenta?

 

arvo: Conscientemente, no. El “filtro” más duro somos nosotros mismos y

no por ello “el mejor”. Lo que es indudable es que esos comentarios son

un indicativo de los intereses del personal y que en ocasiones nos

advierten de detalles que pasaron totalmente inadvertidos o cuyo efecto

se nos antojaba imprevisible (gota de sangre en el Alien o la baba en su

versión adulta).

 

HM: ¿Cómo lleva vuestra familia esta afición?

 

arvo: Sabemos que suscitamos todo tipo de sensaciones que van desde

el odio supremo hasta una especie de comprensión “condescendiente”

con tendencia asesina que vencemos gracias al cerrojo. Oséase, que hay

de todo…

…pero nos quedamos con lo más positivo cuando bromeamos diciendo

que nuestra madre es el 3er “arvo”, algo totalmente cierto y que nos

encanta.

 

HM: ¿Que otras aficiones compiten con el LEGO® por vuestro tiempo

libre?

 

arvo: La música y el dibujo. Somos dos apasionados de los instrumentos

electrónicos y aprovechamos cualquier momento para sentarnos e

improvisar con los sintetizadores, de vez en cuando, hasta nos

acordamos de darle al botón de grabar!

Nos divertimos especialmente cuando mezclamos todo, imagen y sonido,

gracias al videoproyector.

 

HM: ¿Como entrasteis en contacto con la comunidad Española?

 

arvo: A raíz de un problema de salud pasamos mucho tiempo en casa.

Sin otro entretenimiento que El

Diario de Patricia y el LEGO, dimos el

“salto” a Internet donde descubrimos todo una

subcultura mundial del Brick…

…desde Bricklink hasta Peeron, pasando por Lugnet

o LegoBINGO; y aunque ya conocíamos BrickShelf

o The Brothers Brick, jamás sospechamos la

magnitud del movimiento-Fan. Necesitábamos

encontrar algo en castellano.

Primero lo intentamos con Yahoo, aunque sin mucho

éxito. No tardaríamos en dar, por puro azar, con el

“recién nacido” LegoSPAIN.

Duró poco, pero lo suficiente para revelarnos algo que nos maravilló…

existía una comunidad española deseando poder comunicarse entre ella!

Todos migramos a una flamante HispaLUG, donde las relaciones se

estrecharían y se verían reforzadas.

 

HM: Sabemos que, al formar parte de ella seréis un poco parciales,

pero... ¿Actualmente como veis el nivel de nuestra comunidad?

 

arvo: Como “grupo” casi recién salido del armario hemos conseguido

logros insospechados. Hicimos quedadas cuando Manti todavía seguía

en Carabanchel, pagamos lo que vale una rareza-MISB por un triste café

manchao, Legotron soportó 37 ºC con camisa de manga larga y a nadie

se le ocurrió robarle la mochila a joaquinito o apalear a Gatchan por

aquella camiseta de Comando G…

…definitivamente somos GRUPO bueno, bueno!

Hablando todavía más en serio (si cabe), el buen nivel es incuestionable.

Por encima de la individualidades; las quedadas, la HISPABRICK o este

magazine lo demuestran. Se toman y respaldan iniciativas más propias

de comunidades experimentadas, que es un claro indicativo de la buena

salud de nuestra comunidad. Cuando en el compromiso de cada uno de

nosotros prima lo global es muy difícil que algo falle. Este es el camino

que parece seguir HispaLUG y ojalá dure.

 

HM: Amador tuvo una lesión cerebral hace un tiempo. ¿Te ayudó LEGO®

en algún aspecto de la rehabilitación?

 

arvo: Fue un complemento perfecto a la Terapia Ocupacional que

durante meses realicé en el Hospital.

Ya en casa, no sólo cubría esta función, además nos entretenía.

Sin embargo me gusta ser cauteloso con este tema ya que una

recuperación exige una gran voluntad, si no la tienes el LEGO puede

hacer justo lo contrario. Es un juego al que se le puede dedicar mucho

tiempo, y en un exceso de entretenimiento te puedes llegar a sorprender

a ti mismo adquiriendo vicios y acabando por desarrollar

(incorrectamente) partes antes olvidadas.

Tuve la suerte de contar con Ramón, no tenía el canalillo de una

enfermera del Playboy, pero conservaba un gusto exquisito por los sets

vintage…glups!

 

HM: ¿Cuáles son, para vosotros, las bondades del sistema LEGO®?

 

arvo: Se nos ocurren varias pero para nosotros han resultado

fundamentales 2 aspectos; Calidad y Variedad. Lógicamente estos

parámetros no permanecen invariables pero, en términos generales,

siempre están dentro de unas cotas más que aceptables…nos podemos

quejar de los colores “lechosos” o de algunos plásticos “masticables”,

pero es un gran sistema. Todo esto unido a su propia naturaleza, lo hace

perdurable…algo no menos importante.

 

HM: Ahora vienen las preguntas rápidas. De pequeño, ¿jugasteis con

LEGO®?

 

arvo: Desde aquellas Navidades de 1980 a penas sentimos interés por

otro juguete, y a pesar de haber pasado por las famosas “dark ages”,

cuando reto