HBM003: Legoworld™ 2008


Legoworld2008

El paraíso a nuestro alcance

 

Texto por lluisgib

Fotos por lluisgib y Adri

 

Ficha evento:

LEGOWorld 2008 Del 16 al 21 de Octubre de 2008 en el recinto ferial ljsselhallen de Zwolle (Holanda)

Visitantes 70000

Terminal B del Aeropuerto del Prat (Barcelona). 5:30 de la mañana del 18 de Octubre de 2008. Empiezo a correr. Han cambiado de terminal el Check-in de la compañía aérea con la que vuelo y
tengo que desplazarme corriendo hasta la terminal C. Al final facturo el equipaje y llego a la uerta de embarque.

Esta pequeña anécdota fue casi lo único que me salió “mal” del viaje a LEGOWorld en Zwolle (Holanda). Llegué al recinto ferial Ijsselhallen de Zwolle hacia las 10:40 de la mañana, después de dos horas de avión, y una hora y cuarto de tren. Allí me encontré con Adri, su madre, su prima y una amiga, que habían llegado el día anterior, y habían utilizado para visitar Amsterdam.

 

 

Después de acreditarnos convenientemente entramos al paraíso hecho con ladrillos LEGO® con
nuestras maletas y nuestras ilusiones. Estaba lleno de visitantes. Durante los seis días que dura el evento, acuden un total de 70.000 visitantes de pago, a razón de 10.000 al día (horario de 10 a
17h), y una tarde que abre de 18:30 a 22.

El primer pabellón que nos encontramos era el recinto en que los clubs de fans de LEGO exponían sus creaciones. Era el pabellón más grande de los 6 que ocupaba el evento. A parte de cientos de MOCs, de layouts e inventos de todo tipo, había unos stands dónde se podía charlar con los diseñadores de las distintas líneas de LEGO®, así como observar alguna novedad de 2009. Por ejemplo, pudimos ver unas nuevas cajas LEGO RACER para 2009. A parte del micromodelo RACER la caja se despliega y se convierte en una carretera. Luego se puede volver a plegar y guardar de nuevo los modelos dentro. También había toda una serie de tiendas (que también están en Bricklink) que vendían Bricks sueltos y sets, sobretodo antiguos. También varias tiendas oficiales Pick-a-brick y una megastore de una cadena juguetera Holandesa, con todos los sets al 10% de descuento y algunas ofertas realmente interesantes.

 

 

El resto de pabellones estaban más dedicados a los “niños” con actividades de montaje de todo tipo, exposición de modelos y modelos similares a los de los parques LEGO, El sábado fue una jornada, sobretodo de “relaciones públicas”. No tuvimos el espacio de exposición hasta última hora (después de haberlo reservado) por lo que nos pudimos dedicar a admirar todo lo que había allí, y a hablar con todo el mundo. Tuvimos especial acercamiento a los amigos de BeLUG (que ya conocía del año pasado, quienes presentaban un diorama de CITY de 23 metros de largo). Es difícil describir en palabras lo que allí vimos. Miles de detalles de todo tipo adornaban ese inmenso diorama, en el cual circulaban una decena de trenes, entre ellos el TGV francés, en su versión tradicional (naranja), Atlantique (azul) y La Poste (Amarillo). Los trenes circulaban a 3 niveles.

También había una playa, una casa encantada, un parque temático de Star Wars…. En resumen, en mi opinión, el mejor layout de todo el evento, con diferencia.

También pudimos ver layouts más pequeños de otros LUGs y/o AFOLs. El tema CITY era el que predominaba sobre los demás, aunque technic, entre las grúas gigantes, los modelos y el GBC ocupaba un espacio nada despreciable.

 

 

A la hora de comer, nos encontramos con Jan Beyer y tuvimos una agradable charla, en la que nos confirmó que acudiría, de nuevo, a la Hispabrick.

Después de comer, hicimos una visita a las tiendas que había por allí y estuvimos ejerciendo nuestro derecho consumista en estado pletórico. Pero ¿quien se puede resistir a comprar en un lugar en que solo venden nuestro amado ladrillo? Nosotros, al menos, ¡no!.

Hacia las 4 de la tarde los amigos de BeLUG nos cedieron un poco de su espacio para que HispaLUG dejara constancia de su presencia, ya el mismo sábado. Pudimos montar la pista de slot que llevaba y los coches empezaron a dar vueltas de forma contínua.... hasta las 6 de la tarde (1 hora después de cerrar la exposición) momento en que abandonamos el recinto ¡Para ir a cenar!

Llegamos a los bungalows en una autobús gratuito puesto por la organización (estaban a 17 km de Zwolle). Era un sitio idílico, en medio de un verde paraje. Cada uno de ellos tenía 3 habitaciones, 2 baños y cocina comedor. Un lujo. La cena estaba aproximadamente a 1 km de allí, trayecto que teníamos que hacer andando. Adri y yo nos dispusimos a ir. Empezamos a andar y a entablar una animada conversación. Cuando llevábamos unos 25 minutos andando, ¡nos dimos cuenta de que nos habíamos equivocado de camino!. Se estaba haciendo oscuro por lo que aligeramos el paso y llegamos al restaurante unos 20 minutos tarde, pero con una hambre voraz, después de tanto andar. La madre de Adri ya andaba preocupada... Después de la cena, había un espectáculo dedicado a todos los AFOL. Pero la barrera del idioma hizo que abandonáramos al poco de empezar.

 

 

A la mañana siguiente ya empezamos con las conversaciones con un chico, que conocimos en el trayecto de autobús de la tarde anterior, y con el que Adri hizo buenas migas.

En el pabellón, nos pusieron la mesa para que HispaLUG tuviera su primera (y espero que no última) presencia oficial en el evento. Montamos a toda prisa para que a las 10 (hora de apertura) estuviera todo en orden. Llegamos exhaustos pero felices. Todo estaba en orden. En representación de nuestra comunidad expusimos:

- Una casa hecha por adri

- Coches de Slot hecho por lluisgib

- MOCs con luces añadidas hecho por lluisgib

- 3 modelos de los arvo

A los niños les encantó los coches de slot, ya que se les permitía jugar con ellos, y eso les atrae mucho. La casa de Adri tuvo mucho éxito entre los más mayores, que se paraban a observar los múltiples detalles que había.

Hispabrick Magazine también estuvo presente con los dos números aparecidos hasta la fecha. Causaron bastante expectación entre el público y mucha entre los AFOL. Nos agradecieron el esfuerzo de la traducción en inglés y algunos aventuraron que en un futuro, su LUG también tendría una revista.

Las horas pasaron volando. Fue un día intenso y pronto se hicieron las 5 de la tarde, hora en que debíamos ir corriendo a la estación para coger el tren de vuelta a Schiphol, donde Adri y su familia tomarían un avión a Madrid, y yo el mío de vuelta a Barcelona. En el tren estuvimos revisando las fotos y recordando todo lo acontecido el fin de semana.

Al llegar al Aeropuerto, Adri se dio cuenta de que había olv... bueno, eso ya es otra historia.■