Review 10242 Mini Cooper


car_mp - Posted on 05 Julio 2014

Review: 10242 Mini Cooper

Lo primero que he de decir es que crecí rodeado de Minis. Mi padre tenía un taller de reparación de coches ingleses, sobre todo Minis. Así que los Minis pagaron, hasta que me independicé, mi comida, mi ropa, mis estudios, ..., mi LEGO. Mi primer coche fue un Mini 1000 azul. Cuando volví de algo parecido a una “dark ages” que tuve en mi época universitaria, y recuperé el nivel de movilidad necesario tanto en la mente como en los dedos, intenté construir mi propia versión. Imaginaos mi emoción cuando me enteré de que LEGO sacaba su propia versión. Cuando surgió la oportunidad de hacerme con un ejemplar no lo dudé.

La caja es más pequeña de lo que me imaginaba (a mi personalmente me horrorizan las cajas grande) y tiene las típicas imagenes del modelo y sus funcionalidades. Trae dos libros de instrucciones, dos hojas de pegatinas y las bolsas de piezas están numeradas. La manta de picnic viene en su pequeña caja individual. Puedes elegir matriculas de diferentes países para decorar tu modelo. Eso sí, algunas de las matrículas conllevan cambiar de lado el volante. La selección de piezas es buena, y el color dark green las hace aún más interesantes.

Respecto a la construcción del modelo he de decir que esta no resulta especialmente complicada, y llaman la atención un par de técnicas SNOT utilizadas por el diseñador para rellenar huecos complicados. Por el resto no hay grandes novedades, es amena y no es especialmente repetitiva. Se construye de abajo arriba y de atrás hacia adelante.

Respecto al modelo terminado. No es claramente un Mini Cooper clásico. Las ruedas con llantas Minilite, esos aletines sobre las ruedas, esos asientos, esa instrumentación tras el volante…, ese no es el Mini Cooper de mi infancia.

Una vez roto mi corazón, puedo seguir hablando del modelo, ya sin tanta carga emocional.

 

El interior tiene un pequeño problema de tamaño, el volante y la palanca de cambios parecen fuera de escala, sobre todo si estamos hablando del modelo deportivo de Mini, que solía lucir un volante más pequeño que permitía manejar más ágilmente el coche cuando circulabas rápido (aunque sin dirección asistida luego echabas de menos ese volante grande para aparcar). El volante del modelo prácticamente pega contra el asiento y la palanca de cambios. Habría que ver como queda visualmente otro modelo de volante más pequeño, porque tal vez la solución tomada sea la menos mala.

Respecto a la parte delantera no tengo nada que decir, está muy bien hecha y el parecido es el más fuerte de todo el coche. Sin embargo la parte trasera no acaba de convencerme. Le falta el pequeño colín que aloja la luz de la matrícula y que va situado en el portón sobre ella. No entiendo la razón de sus ausencia, es un detalle bastante característico. Los aletines de las ruedas lo hacen demasiado ancho y la vista trasera creo que es la más perjudicada.

Respecto al techo, buf, ahí es donde más he sufrido. Sé que probablemente no haya una forma de hacerlo mejor a esta escala, lo sé. Creo que los parabrisas delantero y trasero necesitan más inclinación, y en general da la sensación de ser demasiado cuadrado. No entro a valorar la solución de usar pegatinas para reducir el grosor visual de los pilares del techo, seguro que el diseñador se lo pensó mucho antes de tomar esa decisión, pero en estas cosas uno debe ser sincero, y a mi no me convence el resultado final.

Tras leer estos últimos párrafos estaréis pensando que el modelo no me gusta y que no lo recomendaría… os equivocais. El modelo LEGO es bueno, muy bueno, lo que pasa es que siempre es más fácil enumerar los fallos que los aciertos, y este coche tiene muchos aciertos. La parte delantera es preciosa, los detalles son muchos y están cuidados al máximo, el aspecto general es espectacular. El verde Inglés de competición es fabuloso. Mi relación personal con estos coches puede que me haya hecho ver el modelo de una forma un poco distinta a un constructor normal, pero recomiendo este set sin reservas.